La crisis de la Movilidad en Oaxaca

El trazo original de la ciudad de Oaxaca que se mantiene hasta nuestros días, fue hecho en tiempo de la colonia por el alarife Alonso García Bravo, que en 1530 comprendía el paso peatonal y de carros tirados por animales, pero que hoy alberga a un vasto parque vehicular interno y flotante, al ser esta una ciudad turística.

En la década de los 50´s, con la llegada de los autos, la circulación en calles se fue haciendo más complicada, pero sobre todo que durante cincuenta años, solo se han implementado medidas paliativas sin una planeación adecuada al crecimiento de la población y a la planeación urbana.

Hasta el sol de hoy, los responsables de esa planeación realizan obras que lejos de favorecer a una circulación más armónica tanto vehicular como peatonal, han realizado obras que se alejan de los estándares internacionales, provocando el caos que hoy se vive.

Mención aparte merecen los directores de tránsito, ex choferes de políticos, guaruras, compadres, recomendados o militares que desconocen las soluciones técnicas y la norma, cuya vigencia del Reglamento de Tránsito del Estado data de 1972.

Los estándares internacionales parten de un principio para diseñar, planear y operar el flujo de personas, vehículos y mercancías, que es el peatón como elemento central en un concepto que movilidad, muy distinto al de tránsito –donde se da prioridad a la circulación de vehículos sobre la vida humana-.

Peatonales.jpg

Aunado a esta persistente anarquía vial, se suman los hechos del 2006 que provocaron una confrontación social que deterioró el tejido ciudadano y con el caos vial se ha agudizado esta relación.

En cada administración estatal y municipal, las ocurrencias imperan sobre la razón técnica y práctica, adecuando medidas que se implementan en otras ciudades, principalmente de la capital del país, sin conocer los fundamentos legales y técnicos.

Ejemplo de ello, es la intempestiva habilitación en bocacalles, donde sin avisar, “La autoridad de tránsito” implementó el programa 1×1 creado para darle protección al peatón y no para aumentar la circulación vehicular, lo cual constituye un acto anticonstitucional atentatorio al libre tránsito y a la seguridad peatonal

Los grupos de poder en el sector del transporte, identificados con facciones de partidos políticos, han servido como entes de presión donde ganan lo mismo, los políticos, los dirigentes y en el último eslabón a los trabajadores del volante; grupos violentos y armados que han rebasado al estado.

Es tiempo de que la ciudadanía participe en la planeación urbana en materia de movilidad con el apoyo de expertos en la materia, como lo establece el artículo 25 apartado C de la Constitución Estatal y el artículo 134 de la Ley Orgánica Municipal del Estado de Oaxaca que en su V fracción establece “Que en su elaboración se tome en cuenta la opinión de la población y que se prevean procedimientos de revisión y consulta con la participación de la propia comunidad para garantizar la actualización de cada reglamento. Máxime cuando se trate de municipios que se rigen bajo el sistema de usos y costumbres”.

El urbanista boliviano, Northon Flores Troche, al realizar un estudio de diseño urbano en Oaxaca comentó: “Hay posibilidades de proteger zonas de tesis a través de la aplicación de los conocimientos y la tecnología moderna en combinación con la planificación urbana sostenible”.

Acompañado del urbanista argentino, Nahuel Beccan Dávila, determinaron que “Oaxaca es una metrópolis monocéntrica, lo que significa que el transporte confluye en un solo punto; la ciudad cuenta con cuatro empresas de transporte que manejan 913 camiones, los cuales realizan 370 mil viajes diarios, transportando cerca de 430 mil pasajeros por 85 rutas.

Entre las causas de la congestión se encuentra el crecimiento de la población, de la cantidad de automóviles y el uso ineficiente del transporte urbano, por lo que la solución debe relacionarse con la reducción de la cantidad de autos circulando, ya que es el que más congestión produce, y el aumento de la capacidad de los camiones, que deberán tener una organización racional.

Otra de las cuestiones clave sería fomentar el uso de bicicletas y de sendas peatonales, y brindar mayores oportunidades para que las personas de otras ciudades no deban trasladarse a la capital”.

Sobre la reorganización de la central de abastos, reconocieron que es uno de los puntos más congestionados de la ciudad, por lo que debe hacerse con el consenso de toda la sociedad, a través, por ejemplo, de un referendo o consulta popular. Indicaron que la central debe mejorar su organización interna, la llegada y salida de productos y de gente, y el estacionamiento.

Y detallaron que los pasillos son muy estrechos y en ocasiones no permiten una correcta visualización de los productos. Por fuera, el mercado absorbe las banquetas, que son de uso público, sus entradas no son adecuadas y el volumen total del mercado no se reconoce como tal.

Según algunos indicadores nacionales, Oaxaca es uno de los estados, y su capital una de las ciudades con mayor anarquía vial en el país, lo cual sólo se puede reparar en la medida en que se consideren opiniones técnicas de expertos, pero sobre todo se considere como eje al peatón y el espacio público.

Al llegar al sexto número de este fanzine, abordamos este tema crucial para Oaxaca, asimismo anunciamos la suspensión temporal de esta publicación debido a la escasa participación ciudadana.

 

Fortino Torrentera

Secretario Técnico del Movimiento

Ciudadano de Cultura Vial (Movial)